• Precio rebajado
La justicia es inmortal

La justicia es inmortal

Una lectura del lIbro de la sabiduría de Salomón

Tan distinta de la nuestra es la mentalidad de los autores bíblicos como diversos son el contexto histórico, el ambiente cultural y el tejido social en que ellos y nosotros nos movemos. Esa diversidad levanta tal muro entre los textos antiguos y los lectores de hoy que, frecuentemente, los libros bíblicos o no se entienden o se comprenden mal.

6,30 €
6,63 €
-5%
6,30 €
6,63 €
-5%
Cantidad
Cantidad
No hay suficientes productos en stock

Gastos de envío (Estados Unidos)

DHL (Internacional): 20,00 €

Entre 2 y 3 días hábiles. Con seguimiento de pedido.

Pagos 100% seguros

Ficha técnica

  • Año de publicación 1997
  • Editorial SalTerrae
  • Edición 0
  • Número 1 Presencia Teológica
  • Páginas 0 Págs.
  • ISBN 978-84-293-1069-6
  • Encuadernación Rústica

Ahora bien, cuando logra traspasar ese muro, el lector contemporáneo descubre que las cuestiones que plantean esos libros son nuestros propios problemas, y que su mensaje es capaz de enriquecer nuestra existencia. La justicia es inmortal hace inteligible el libro bíblico de la Sabiduría de Salomón explicando con claridad y sencillez el texto, sus alusiones y sus presupuestos. Para ello reproduce también un rico conjunto de textos antiguos, la mayor parte de ellos traducidos por el autor -a veces, por primera vez al castellano-, que proporcionan el contexto histórico y sociocultural del libro. Se conserva en castellano la distribución de versos y hemistiquios griegos, así como las divisiones de los capítulos y secciones, tal como el autor los concibió, respetando en la traducción sus técnicas de composición. No se había hecho hasta ahora en ninguna traducción española.

Allgunas de las cuestiones a las que la Sabiduría de Salomón trata de responder: ¿cómo es posible que un Dios bueno y todopoderoso permita el mal?: ¿por qué el sufrimiento se ceba frecuentemente en quienes quieren ser fieles a Dios y a sus mandamientos?: ¿no es mejor olvidarse de idealismos y compromisos religiosos para dedicarse tranquilamente a ser feliz?