El Dios de la fraternidad

El Dios de la Fraternidad

Desde la cabecera del sistema del que somos tributarios se nos educó para las emociones del agonismo, de la confrontación, de la emulación y de la preponderancia: otros tantos mitos que gobiernan la mentalidad actual y debilitan profundamente la experiencia de fraternidad. La ofensiva neoconservadora pretende que nos olvidemos del futuro, porque el neoconservadurismo es incapaz de pensarlo y de quererlo como un futuro para todos y no quiere asumir ningún compromiso para intentar que lo sea. Son ídolos, pues, a los que hay que dar muerte.

1,83 €
1,83 €
Cantidad
Cantidad

Gastos de envío (Estados Unidos)

DHL (Internacional): 20,00 €

2 días hábiles. Con seguimiento de pedido.

Pagos 100% seguros

Desde la cabecera del sistema del que somos tributarios se nos educó para las emociones del agonismo, de la confrontación , de la emulación y de la preponderancia: otros tantos mitos que gobiernan la mentalidad actual y debilitan profundamente la experiencia de fraternidad. La ofensiva neoconservadora pretende que nos olvidemos del futuro,, porque el neoconservadurismo es incapaz de pensarlo y de quererlo como un futuro para todos y no quiere asumir ningún compromiso para intentar que lo sea. Son ídolos, pues, a los que hay que dar muerte. A la luz de Jesús, su Iglesia habrá de ser un pueblo de conjurados para la fraternidad, con los pobres y al servicio de los pobres, fiel al mundo presente y al que ha de venir. Así mostrará que conoce y vive al Dios verdadero, garante de la vida de los débiles. El acceso al Dios mayor y trascendente se produce al contacto con el Dios menor escondido en los pequeños y empobrecidos de cualquier tipo. Sin gracia y sin el Espíritu de amor no es posible la fraternidad. Los cristianos hemos de recuperar tras experiencias que deberían definir nuestras tareas: hacer de nuestra Iglesia un universo moral de acompañamiento, un territorio de los "últimos" ( en el que se pone coto y curación a sus procesos de empobrecimiento) y un universo simbólico de felicidad (en el que se muestre la autenticidad humana, se reciban ánimos y se sienta la seducción por un mundo nuevo). Diversos modos de actuación son posibles: el estructural, el samaritano-paliativo y el automarginativo, para identificarse y acompañar desde dentro a los hundidos. A partir de ellos se inicia y se lleva adelante otra historia, otra prática y otro discurso. Cada persona y cada grupo discernirá su propio modo. Los tres se complementan, y el desafío actual consiste en articularlos en un proyecto común en el que la causa de los pobres sea la causa de todos.

Ficha técnica

  • Año de publicación 1990
  • Editorial SalTerrae
  • Edición 1
  • Número 10
  • Páginas 40 Págs.
  • ISBN 978-84-293-0879-2
  • Formato 16x23
  • Encuadernación Grapado